Coronavirus: cómo ha afectado a la logística del eCommerce

logística ecommerce

Desde la Segunda Guerra Mundial el mundo no había vivido una crisis sanitaria, económica y social como la que ha desatado y sigue desatando el coronavirus.

Hasta la fecha, la pandemia se ha cobrado ya más de un millón de vidas en todo el mundo y ha puesto en jaque el bienestar y el futuro de varios millones más como consecuencia de su impacto en la economía.

Y es que, solo en España, unos 68.000 comercios se han visto obligados a cerrar, según datos de la Confederación Española del Comercio. Una cifra que supone el 15% del total del tejido empresarial español y que podría aumentar hasta el 20% de no encontrarse una vacuna pronto.

Si bien no hay sector que no se haya visto salpicado por el coronavirus, hay algunos como el logístico que se han visto especialmente afectados. 

La logística del eCommerce, es un sector especialmente sensible a los movimientos económicos y que desde enero ha tenido que enfrentarse a grandes variaciones de la demanda, constantes cambios de legislación, nuevas normativas y a la escasez de personal, entre otros problemas.

Logística ecommerce, uno de los principales desafíos de las cadenas de suministro globales

El coronavirus ha supuesto un antes y un después en casi todos los aspectos de nuestras vidas.

El confinamiento y las restricciones de movilidad no solo han cambiado la manera en la que nos relacionamos, sino también la forma en la que trabajamos o compramos.

Y es que, como pone de manifiesto el estudio ‘Coronavirus eCommerce’ de Sendcloud en colaboración con Nielsen, las ventas por internet se han disparado desde el inicio de la crisis del COVID-19.

Tanto es así que los españoles hemos pasado de recurrir al comercio electrónico una media de dos veces al mes hasta para adquirir alrededor de cinco productos a comprar hasta 8 ítems en un mismo mes desde que comenzase la pandemia.

Una de las consecuencias directas del aumento de las ventas online es el tensionamiento de unas cadenas de suministro que se han visto obligadas a redoblar sus esfuerzos para garantizar el abastecimiento de todo tipo de productos en plazos cada vez más cortos.

Una tarea que resulta imposible de llevarse a cabo sin una buena logística del eCommerce que sea capaz de adaptar asuntos tales como la gestión de inventarios, el almacenamiento o el transporte de mercancías a las nuevas exigencias de los consumidores.

No en vano, se entiende por una buena logística eCommerce aquella que es capaz de cubrir diligentemente los siguientes puntos:

  • Gestión del transporte entrante y saliente de las instalaciones
  • Gestión del almacenamiento de estocaje
  • Gestión del inventario
  • Gestión de pedidos
  • Gestión de picking y packing
  • Gestión de redes logísticas
  • Gestión de proveedores de los propios servicios de logística

Las tres patas de la logística del eCommerce

Si bien son muchas las partes que componen la logística eCommerce, existen tres patas fundamentales y son estas:

Sistemas digitales de información

Son aquellas plataformas que se ocupan de procesar los pedidos, las devoluciones, las entregas y cada uno de los pasos que se dan en la cadena de suministros. Estos resultan esenciales para poder controlar la entrega en la última milla en tiempo real y solventar cualquier contratiempo lo antes posible. 

Almacenamiento

Se trata de todos aquellos procesos relacionados con la preparación y la gestión del estocaje (picking y packing). Tareas que, de la mano de una estrategia eLogística, pueden llevarse a cabo de forma automatizada e integrada.

Distribución de última milla

Una de las etapas más importantes de la logística del eCommerce es la parte del proceso de entrega al cliente final. Un capítulo fundamental para ofrecer la mejor experiencia de compra a cada cliente y a la que la eLogística puede ayudar diseñando rutas o realizando un seguimiento en directo. 

Al aplicarse unas buenas políticas de logística eCommerce se consigue:

  • Cumplir con los plazos acordados con los clientes.
  • Conseguir un almacenamiento más eficiente y cuidadoso con el estocaje.
  • Ofrecer envíos diferenciales capaces de satisfacer las expectativas y necesidades de los clientes.
  • Brindar el mejor servicio a cada cliente.
  • Incrementar la tasa de fidelización.
  • Mejorar el branding o imagen de marca.

eCommerce logística: las tendencias que ha traído el coronavirus y que han llegado para quedarse

Entregas más veloces

A pesar de las restricciones a la movilidad que se han venido imponiendo desde el inicio de la pandemia no han dejado de reducirse los tiempos de entrega.

Aumento de la exigencia 

En un contexto de competencia global como el actual afinar al máximo el trabajo de todos y cada uno de los actores que intervienen en la cadena de suministro se ha convertido en una necesidad para poder sobrevivir.

Sostenibilidad

Cada vez se escucha más hablar de la conocida como logística verde. Esta no es otra que la transformación de las estructuras, los sistemas y las estrategias logísticas en busca de procesos cuidadosos con el medio ambiente.

Una exigencia que cada vez tiene más peso en las decisiones de compra y que implica, desde la búsqueda de alternativas eco para envases y embalajes, hasta la utilización de transportes sostenibles.